domingo, 12 de junio de 2011

Planta libre

Importante componente de la arquitectura moderna desde la década de 1920, la planta libre es el concepto clave que permitió pasar de la casa individual a la casa moderna propiamente dicha. La planta libre es primeramente utilizada por Frank Lloyd Wright en sus casas de la Pradera (1900-1909). Para controlar el ambiente interior de un edificio, Wright desarrolla una fluidez interior nueva y facilita los intercambios entre los espacios exteriores y el interior de la casa. Estando el edificio fuertemente imbricado en un marco vegetal dominante, la relación con la naturaleza, perfectamente ilustrada por sus dibujos en perspectiva, influye incluso sobre el modo de concepción de los proyectos: Wright produce un nuevo tipo de composición hecho de derrames y de desarrollos mediante acodos que, minorando la inercia de la construcción, favorecen el control del ambiente interno. La casa se extiende en el campo y su horizontalidad es un eco de la amplitud de la Pradera americana. En Europa, con el cubismo y la pintura abstracta, la revolución de las artes provoca la elaboración de un "estilo moderno", pero igualmente el enriquecimiento de la planta libre. Se pueden distinguir varios tipos europeos de planta libre. El primero asume las conquistas wrightianas y se traduce en una fluidez horizontal, circunscrita por dos planos horizontales, un suelo tratado a veces como un zócalo y una cubierta reducida a un plano abstracto en suspensión en el espacio. Las investigaciones del movimiento De Stijl (Gerrit Rietveld, casa Schröder, Utrecht, 1924) y de Mies van der Rohe (pabellón de Alemania en Barcelona, 1929) ilustran este tipo. Un segundo tipo, basado en una fluidez espacial de predominio vertical, puede encontrarse en el concepto de Raumplan de Adolf Loos, quien desarrolla, sobre todo en sus obras mayores de los años veinte, un espacio complejo y teatral en el interior de una envoltura a menudo impregnada de simetría, cúbica y sobria (casa Moller, Viena, 1928; casa Müller, Praga, 1930). En Le Corbusier, aunque los efectos de fluidez espacial sean frecuentes (organizados en "paseo arquitectónico"), la comprensión de la planta libre concierne a la autonomía recíproca de los pisos superpuestos de una casa. Su concepto se basa en la construcción en hormigón y en la disociación operada por el sistema pilar-viga entre la estructura y las paredes: la estructura de hormigón hace posible, en el interior de un proyecto de varios niveles, la superposición de pisos cada uno de los cuales posea su forma y su organización propias (villa Savoye, Poissy, 1929-1931), "teniendo cada piso disposiciones totalmente independientes" (a propósito de la villa Stein de Garches, 1927).

Villa Savoye, Poissy

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada